4 consejos para escribir mejor

18 agosto, 2017
plusadmin

Si eres responsable del área de Comunicación Corporativa de una organización con certeza tienes a tu cargo la redacción de planes de comunicación y notas de prensa, o quizá los textos de algún medio interno. Y para lograrlo sabes que hay un mandamiento inexorable: escribir bien.

Y como sabemos que tu objetivo es promover una buena imagen de tu empresa, hemos preparado estos cuatro consejos de redacción para escribir contenidos corporativos adecuados y eficientes. ¡Esperamos que sean de tu utilidad!

  1. ¡Orden en la sala!

Un buen texto debe tener orden, es decir, arrancar por lo más importante y seguir con las ideas secundarias o complementarias. Una organización inadecuada de ideas puede confundir al lector y no lograr el cometido: comunicar clara y oportunamente.

En Plus! Comunicación & Marketing usamos un método que nos ha sido de gran ayuda: tomamos el material en bruto y ordenamos las ideas en párrafos en un documento aparte y lo hacemos siguiendo una secuencia lógica, arrancando desde la principal. Luego, desarrollamos cada una y cuando terminamos le damos forma al texto final. ¡El proceso de creación textual es similar al de una obra de arte!

  1. No repitas

Las ideas repetitivas y las expresiones vacías marean al lector, no dan credibilidad al medio de comunicación y denotan pobreza de vocabulario e inexperiencia por parte de quien escribe. Evita los adjetivos innecesarios, explicar algo en demasía y el abuso de conectores.

  1. Menos es más

Sí, nos lo dicen todo el tiempo: “comunica de manera sencilla”. Pero no está demás recordarlo. Un texto corporativo debe ser claro, corto, sin muchas oraciones subordinadas ni descripciones barrocas que empalaguen y confundan al ojo del lector. Y recuerda: el punto es un gran aliado, úsalo para iluminar el camino de tus audiencias.

  1. ¡A corregir!

Preguntarse ¿Está bien ese inciso? ¿Esa palabra va en cursiva o negrita? ¿Va con o sin tilde? ¿Pongo una coma o un punto y coma? no es algo superficial al momento de validar un texto. ¿La razón? Un texto refleja la imagen de tu organización. Así que evita los horrores ortográficos (sí, horrores con “h”)  y las faltas de coherencia y concordancia. Para lograrlo es vital que tengas en cuenta que existen dos tipos de intervenciones: corrección ortotipográfica y la de estilo.

La ortotipográfica es la corrección que se hace con la finalidad de eliminar las incoherencias tipográficas y las erratas y mantener la uniformidad del texto. Incluye la aplicación de las variantes de letra (¿subrayada? ¿cursiva? ¿negrita?) y de signos, citas, textos a pie de página, entre otros. Con la corrección de estilo se buscan los aspectos que condicionan el texto, es decir, la sintaxis, el léxico, la gramática y la ortografía, por mencionar algunos.

Así que ¡manos a la obra! Estamos seguros que con estas ideas podrás producir textos de calidad. Tus audiencias lo apreciarán.